Chícharo

Lathyrus sativus

La almorta (Lathyrus sativus) es un cultivo resistente, capaz de soportar condiciones climáticas extremas como sequías, inundaciones y suelos pobres. Se cultiva en pequeñas zonas del sur de Asia, Europa meridional y el Cuerno de África. La almorta sirve como alimento para los humanos y animales y abono verde. Se alterna con otros cultivos para reducir las plagas y se siembra en los barbechos de los arrozales. La almorta se cultiva y consume en ocasiones en períodos de hambruna por su fácil cultivo y capacidad para crecer en condiciones duras. Sin embargo, las semillas contienen una neurotoxina que puede provocar parálisis en los adultos y daños cerebrales en los niños si se consume en gran cantidad dentro de una dieta desequilibrada durante períodos prolongados. La toxicidad de las semillas puede eliminarse a través de diferentes métodos de procesamiento, además de desarrollar variedades con un bajo contenido de neurotoxinas explotando la diversidad genética del cultivo.

La historia de la domesticación de la almorta sigue sin estar clara. Se han encontrado restos arqueológicos en la región de los Balcanes que datan de en torno al 8000 a.C., en Irak de alrededor del 6000 a.C y en la India de entre el 2000 y el 1500 a.C. Su domesticación pudo producirse junto con la de otras legumbres, como los guisantes (Pisum sativum), las lentejas (Lens culinaris) y la veza amarga (Vicia ervilia). En el norte y el sur de América existen dos pequeños centros secundarios de biodiversidad.

La principal colección internacional de germoplasma Lathyrus del mundo se mantiene en el Centro Internacional para la Investigación Agrícola en las Áreas Secas (ICARDA), con más de 4000 accesiones, seguido del Conservatoire Botanique National des Pyrénées et de Midi-Pyrénées (con unas 4000 accesiones) y la Oficina Nacional de Recursos Fitogenéticos, en la India (con unas 2600 accesiones).

La estrategia global para la conservación de la almorta pone de relieve la urgencia de actualizar los sistemas de documentación, duplicar la seguridad y adoptar estándares internacionales para gestionar las colecciones existentes como medio para obtener un sistema de conservación racional y efectivo.

Los investigadores del ICARDA han desarrollado variedades de almorta con un bajo contenido en toxinas y libres de toxinas. Esto se ha logrado gracias a la amplia diversidad genética disponible en la colección del banco de genes de Lathyrus.

Información general

Tamaño de las colecciones de bancos de germoplasma

Otros nombres aceptados